Ultimas noticias

La mujer también tiene ganas

Aunque algunas mujeres digan: “No, yo puedo vivir sin tener sexo” es un 75% cierto; siempre y cuando la vida te tenga tan ocupada que no te deje ni siquiera en pensar en eso.

Recuerdo que en una ocasión, mi pareja y yo estuvimos muy ocupados durante dos semanas aproximadamente, a pesar de eso siempre él terminaba metiéndose en las sábanas completamente listo y dispuesto para que algo sucediera; perdía la batalla contra el sueño que me había ganado desde hace varias horas, y la noche de pasión que había imaginado en su cabeza se convertía en una noche de insomnio para él y de ayudarse viendo pornografía, mientras al otro lado de la cama yo estaba viajando entre mis sueños.

Pero también existió esa ocasión en que yo tenía tantas ganas; que desde que iba en el transmetro, veía un rostro atractivo a mis gustos e inmediatamente me transportaba hacia un motel, una cama y dos individuos desconocidos teniendo sexo desenfrenado. A todos alguna vez nos ha pasado; ¿o no? Que con el simple hecho de pensar en tener sexo con un desconocido se vuelve una situación muy candente para nuestros gustos. Sin embargo esa imaginación hacía que esa noche la convirtiera en una noche pasional con mi pareja.

Las mujeres también tenemos ganas; y también podemos pedir, eso no nos hace más ni menos que nuestra pareja, siempre y cuando nuestras parejas sean abiertas a esta posibilidad nunca vamos a encontrar problema en esto. Lo difícil sería que como mujeres también quisiéramos tener sexo y que nuestras parejas nos rechacen. ¿Por qué? Se preguntarán. Y es que como mujer me sentiría sumamente ofendida a que mi pareja me rechace si sé que él siempre tiene ganas así que sería una situación no solo incómoda sino también que me crearía confianza y conflictos internos. Pero ese ya es otro tema.

La mujer también puede imaginar; también puede sentir y también puede fantasear. Algunas de las fantasías comunes de las mujeres son:

Tener sexo en el carro

Esta situación nos pone siempre alertas a si alguna persona pueda ver que estamos teniendo sexo en el carro, y desde ese instante se vuelve una fantasía indiscutiblemente desenfrenada. Tener sexo en el carro ya nos da la posibilidad de inventar posiciones exóticas y tener creatividad en pareja.

Así también es una experiencia que va más allá de nuestra imaginación, desde buscar un lugar más oscuro, a buscar un lugar que sea más transitado, el simple hecho de pensar que alguien pueda vernos ya nos excita mucho más.

Tener sexo salvaje

Hemos escuchado tantas veces este término que no logramos terminar de definir a que se refiere, si para algunos puede significar una cosa para otros puede significar algo más.

Gemidos, sudor, nalgadas, tomar del pelo, arrebatar la ropa, estar contra la pared; estas son algunas de las cosas que a las mujeres nos gusta, algunas con más cautela que otras.

La idea de estar en una situación de sexo salvaje se vuelve excitante y te ayuda a liberar la imaginación, hasta llegar al momento que ya no puedes pensar y sólo te dedicas a sentir, escuchar y disfrutar.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


wp-puzzle.com logo